Search This Blog

30.12.08

carta al terapista del Temponauta




Frances,

Anoche entré en el baño a las tantas de la madrugada y enseguida que me ví en el espejo tuve una desas sensaciones, deya vú le llaman, creo. O sea, en el sentido de que es algo insólito, pero insignificante, irrelevante y extraordinario a la vez. ¿Sabes de lo questoy hablando? Pues mira, caso personal; de repente tengo un vivo recuerdo de haber dicho algo en voz alta pero, que aunquestoy solo, acabo de oler, ver y sentir a una segunda persona junto a mí, a otro cuerpo. Lo que quiere decir que lestoy hablando a alguien más questaquí, al-laíto mío, pero que soy yo, que sigo siendo yo mismo, el que mestoy hablando. Por supuesto que como somos dos entes distintos, pues no podemos leernos las mentes y por ende le digo lo questoy pensando, porque sino no mentiendo. Yo mismo. ¿Mexplico? La presencia de otro siempre es contundente, punto, aunquesté de mente ausente, lo físico siempre se impone. ¿Qué uno hace cuando ese otro es uno y el mismo questá ahí, a mi lado. ¡Wuóu! Qué sensación más extraña ésa, Frances, recordar que me acabo de hablar en voz alta a mí mismo, pero como si fuera otro, tal vez como lo que algunos llamen uno desos… ¿vuelos astrales? Aclarando que no es una experiencia tan profunda como lo que suele implicar esa palabra ‘astral’. Sigue siendo algo mucho más prosaico, más pedestre, hasta vulgar de cierta manera. Obsceno casi, un desdoblamiento como ése... ¿Sí mentiendes?

Entonces pues, si hubiese sido algo único, una sola vez, pero lo peor del caso es que me volvió a suceder al poco rato, cuando estaba lavando los platos. Estaba de lo más tranquilo enjabonando ollas y platos cuando algo me interrumpió, o mejor, alguien. Cuando me volví hacia la fuente de la distracción, era yo mismo. Ahí estaba parado junto a mí, fumándome un cigarrillo lo más campante, como si nada, como si esto de ver mi reflejo fuera de un espejo fuese ocurrencia diaria, cotidiana, y me miraba yo mismo con una mirada muy peculiar, muy críptica. Por eso fue que me pregunté en voz alta, “cómo, qué dices”, al yo questaba parado allí junto a mí ante el fregadero. La sorpresa de re-encontrarme otra vez, en tan poco tiempo, me sonsacó, me confundió, promiscuyó mis sentidos de forma orgiástica y en cierta manera, anti-climática. No espere a que mi otro yo contestara. Cerré el grifo y me fui a buscar la ropa que tenía que lavar. Agarré el londri y lo llevé a la parta de atrás del sótano, dondestán las máquinas, inserté las pesetas y en cuanto salió el primer chorro de agua, ahí estaba yo otra vez. Ya esto era el colmo, ya mestaba persiguiendo yo mismo; la proverbial perse en evidencia, hecha carne y hueso, de mi carne y hueso.

Regresé al apartamento y me quedé pensando; había algo en aquellas tres instancias de desdoblamiento corporal que saltaba de la página, por así decirlo, y me llamaba latención. Por un minuto, sólo por un minuto, consideré la posibilidad, o tal vez la probabilidad, de que todo eso tuviera que ver con el agua. En las tres ocasiones había estado junto a un chorro de agua de una forma u otra. ¿Tendría eso algo que ver? ¿Contenía el agua la respuesta al misterio de mis reflejos en vivo, vía satélite y a todo color? Este denominador común suscitó en mí gran interés; en cuanto afloró en mi mente no pude contener sucesivas asociaciones sobre la naturaleza desa molécula: su densidad aumenta en estado líquido, por eso flota cuando congelada, además de ser el principal componente de la vida, de carácter vital para nuestra existencia…

La memoria juega conmigo sin misericordia – a veces no sé si he escrito esto ya unas cuantas veces a causa de que esta computadora está malita y se apaga constantemente, o sino porque he saltado pa’lante y pa’trás en el tiempo, mientras dormía y me desvelaba a la vez. Asímismo no recuerdo en realidad escribir tanto; la primera vez que me levanté insomne de la cama la encontré terminada (en su estado actual) en la pantalla de la compu. No he cambiado ni siquiera un sólo símbolo de puntuación. Hecho irrelevante para sus propósitos, pero curioso igual. Opacado del saque por el otro hecho más contundente: ahí estoy yo acostado sobre el sofá, al lado de la mesa, roncando como una bestia de matadero. Puro sueño, tipo quinto, eso era obvio. Lo que más me impactó fue la calidad del ruido, del propio ronquido, flemático y seco a la vez. Tan real y fuera de mí, sin embargo ése era yo tirado en el sofá durmiendo, roncando, meneándose inquieto en la hamaca de Morfeo.

Pero divago, Frances, porque lo importante es que cuando me vi allí en el sofá, vestido con la misma ropa, pues lo del agua caducó. No sólo eso, sino que además la cosa empezaba a ocurrir con más frecuencia. Apenas habían pasado unas horas desde que me ví por primera vez detrás de mí en el espejo del baño. Toda la situación me causó un leve dolor de cabeza, una especie de mareo sazonado con vértigo que me pulsaba sobre las sienes sudadas. Confundido y drenado de toda energía, me volví a acostar, quedándome dormido casi inmediatamente. No recuerdo exactamente qué fue lo que soñé esa noche, pero sí recuerdo levantarme ajorado tarde en la mañana, con el sol en alto y el pelo emplastado de sudor. Tenía la impresión de haber viajado, como cuando uno se queda dormido en un tren, una guagua o un avión y te levantas miles de millas de donde te quedaste dormido. No sé si eso tiene sentido, pero así fue y así te lo cuento. Necesito saber qué piensas de todo esto porque la cosa no se acabó ahí.

Han pasado ya un par de semanas y las ocurrencias han continuado, multiplicándose y aumentando en intensidad y duración. Las últimas veces me ha ocurrido en público; a veces me veo en la parte de atrás de una guagua, o al otro lado de una vitrina comercial o sentado en la barra de un establecimiento mientras desayuno o almuerzo con amistades. A veces escucho ruidos afuera de mi casa y cuando me asomo por la ventana me veo alejándome cabizbajo por la acera. Hace unos días atrás hasta me llamó Bela a pedirme que por favor deje de comportarme como un sayco, que la deje tranquila ya, que no me pasee por los predios de su edificio y que no vuelva a preguntar por ella en el trabajo. Créeme Frances, no soy yo – o bueno, sí, lo soy supongo, pero no éste yo, sino el otro. Lo mismo me pasó con mi viejo. Cuando lo fui a visitar el otro día lo primero que hizo fue preguntarme que qué se me había olvidado, por qué había regresado. Me quedé atónito, incrédulo, aterrado. El tipo ya empezó a interactuar con la gente en mi vida y no sé qué hacer.

Plís, llámame en cuanto leas esto pa’que me digas cuando puedo pasar por tu oficina para una cita. Temo que cuando me vuelva a encontrar no sepa controlarme y cometa alguna estupidez. Espero que me puedas ver pronto, antes de que sea muy tarde…

23.12.08

Re(conoci)miento



Érase una vez tencontré
entre el CMYK de una noche
que terminó al revés
(o sea, de día) que a su vez
se convirtieron en tres

primero fueron sipis, miradas,
tonterías y torpezas verbales
tal vez lo que denominaste
como tristes charrerías
porque no sabía que más hacer
con el destello que vendría

muchos años después
la nieve acumulada a mis pies
y los recuerdos confundidos
con lo que quizás soñé
sin querer, a pesar de mí
y todo lo que olvidé

abandonado en un baúl
un mirar hacia atrás obsoleto
las ganas de un futuro incompleto
cumplido en interrogantes
registrada por debajo del azul
(que son iguales
a las radiaciones
cósmicas, estelares)

eres tú
lo reconozco
pero
¿hasta cuándo?

15.12.08

encontré calor




entre los temblores
sestremece el filo
de la viva voz
soterrada anteayer

debajo de un puente
entrando en calor
sescuchan voráces
y se cruzan las corrientes

9.12.08

sin ti (tu lo querías)




el futuro llegó con la nieve
tres pulgadas de dudas, algo de
hielo y tres días compartidos

al principio no lo reconocí
parecía sólo invierno, sin el frío
pero enseguida supe que venía por mí

28.11.08

el recurso del pavo




el asunto es el futuro
la cuestión es el periplo
el llamado rumbo perdido

los personajes son los mismos
la misma duda, el mismo miedo
de siempre, de toda la vida

el recurso es un pavo
16 libras rostizadas sin pena
la mesa sazonada con olvido

la resolución nunca llega
mejor, así retiene más sabor
y podemos combatir el frío

17.11.08

the art of the welcome mat



We will add nourishment,
maybe even room for one more
after all, dinner just became supper
they said with that affable tone so customary

at times like these
I always forget to excuse myself.
Wine will sparkle like her eyes,
the dimple in the history
of my comeback will swell and storm
like the flashing lights
triggered by her form, by her body in my
shivering lack of imagination.
All good things in due time,

she whispered and her breath
turned all of my strength obsolete.
Typical, I will mutter to no one

and gladly surrender at her feet.

6.11.08

referentes

Sé de las marcas que le haces a las páginas
de las letras que usas como leyenda
me subrayastes y me doblastes las esquinas
sin que yo en realidad me diera cuenta

sé de los ayeres y los anaqueles repletos
de variadas opciones, de tu colección
de sustos olvidada en el clóset de los esqueletos
nos relegastes a la zaga de tu obsesión

sé de tus manos y la ilusión de tus senos
sé que no siempre recuerdas el tacto de nuestros cruces
sé de otro que pasaba por ahí, por donde se bifurcan las intenciones
sé de uno que releíste con ahínco unas buenas par de veces
supe que era como andar sin nada de frenos

a toda velocidad por la calle soledad
a nivel del puente de regreso y de las murallas
alrededor de unos tres cinco siete años

que sé a qué se refieren las paredes de tus silencios

2.11.08

epistola cargada

Primera carta desde el futuro




Lo primero primero: Soy tú. O sea, mestoy escribiendo yo mismo pero cuando me lea (cuando por fin tengas estas páginas en tus manos) no lo voy a saber. El instinto me sacudirá y me exigirá la más rigurosa incredulidad. Lamentablemente no tengo tiempo para explicarte nada. Tú sabrás. A mí lo que me importa es evitar la Nada, explorar la permanencia. Así que, olvídate de la razón, en este caso no te servirá de gran cosa.

No lo hagas, porfa, no lo hagas. Si te digo a lo que me refiero, pues nunca leerías esta carta, aunuqe el evento como quiera sucedería. En estas cuestiones lo crucial es la curiosidad, el despertar mental que al fin y al cabo es el que nos hace actuar, el que nos facilita ejecutar las acciones que nos empujan hacia el destino mientras a su vez lo van armando. No dejes quel miedo sea el motor de tus movimientos, no te detengas en esos lugares hipotéticos de los malditos ‘what ifs…’

Cuando tencuentres ante la turbia tendencia de la vida de suministrar excesivas anfibologías, no dependas tanto de tu mente, de lo que ‘crees’ saber. A veces la experiencia sirve para reforzar limitaciones inexistentes. No tienes que arrancarle sentido a todo, la lógica no es esencial para el funcionamiento del universo. Hay inteligencias que operan fuera de las abstracciones humanas, hay cosas que nosotros no tenemos ni siquiera la capacidad de imaginárnoslas, de aproximarnos a ellas a través del pensamiento abstracto o la imaginación.

A veces todo es pura sensación. A veces sólo sientes la verdad, la intuyes sin comprensión. Nada de raro tiene el que tu cuerpo reciba información que tu cerebro nunca canalice; cuando la comunicación ocurre a nivel cuántico, una célula común y corriente carece la capacidad de reconocer lo questá sucediendo muy por debajo de su nivel, de su posición particular en el cosmos. ¿Acaso tenemos ‘conciencia’ nostros deso que sucede en nuestro propio cuerpo a nivel celular? Pues lo mismo, la cadena continúa.

Todo esto porque llegará un momento en el que te cuestionarás eso que conoces como realidad, que serás testigo de algo que no cuaja con tu concepción fenomenológica de la existencia y por lo tanto te verás forzado a interpretarlo a cómo de lugar. Suéltalo, haz buche. Ráscale a la situación para quencuentres y aceptes lo Desconocido. Lo tienes a todo tu alrededor, pero tu propia experiencia te hace pasar por alto las señales, la evidencia de su presencia. Rasca el por qué de tus acciones y encontrarás la Mentira Innegable, el Mysterium Tremendum.

Gasto este tiempo escribiéndome porque la más mínima posibilidad de que funcione y tenga efecto, pues aunque sea ínfima es suficiente como para arriesgarlo todo. De cualquier modo ya la Cosa como que se ha salido del quicio y hay como detenerla de tal —

(hasta aquí la epístola encontrada dentro de las páginas del I-Ching de mi librero)

28.10.08

el Temponauta y los 4 Libros de la Immortalidad

¿Qué onda, no? Ondas y partículas, materia y energía. Son tantas las piezas del rompecabezas que el proceso de hallar su diseño, su orden, está condicionado por el trayecto del tiempo. Un pesamiento es un tramo del trayecto, por eso no se puede detener ni capturar.

Pero me adelanto, y no quiero seguir cometiendo los mismos errores. A lo que vinímos. El denominado “pliego putativo” del Manuscrito Voynich no es el trozo más representativo de este fascinante documento, ya que su inclusión se debe a la sorprendente semejanza en ejecución simbólica, o tipográfica.


En estas tres páginas del manuscrito aparecen objetos que parecen astronómicos


Aunque no comparta autor con su texto matriz – si se me permite un uso flexible del término ‘texto’ – es incuestionable que la pluma del Pliego Putativo tuvo amplio acceso al Manuscrito Voynich, aún antes de ser circulado entre los pensadores de la época. La conclusión incluye el supuesto de que el autor del pliego tuvo en sus manos el Manuscrito Voynich aún antes de que Roger Bacon lo mencionara por primera vez en la carta a su hijo fechada en junio del 1289. Por lo tanto la influencia del afamado artista está ausente por completo en el Pliego Putativo.

(Hay una escuela pequeña de historiadores rumanos que alegan tener en su posesión unas ilustraciones que hiciera el Bacon, ya cercanas sus postrimerías, que lo remiten a las áreas más estrambóticas del manuscrito, referentes a cierto vegetal inetrgaláctico cuyas propiedades alkaloides afectan la apreciación del tiempo y su posible división, a su vez, en páginas. Sería de sumo interés el análisis de tales ilustraciones, ya que podrían revelar algún dato relativo al paraje del manuscrito entre el 1300 y la primera mitad del siglo XVI, cuando volvemos a encontrar rastro del manuscrito en Bohemia. Y eso es sin ni siquiera indagar en la veracidad de los alegatos sobre la planta intergaláctica con propiedades temporales, cuya confirmación tendría incalculable impacto en la Temponáutica, hija bastarda de la metafísica.

Para los neófitos: El Manuscrito Voynich no es sólo el libro más extraño de la historia, incluyendo el infame y macabro Necronómicon, porque no es sólo un libro, sino muchos. Los secretos temponáuticos en él contenidos han hecho que el medio puñado de seres que ha logrado leerlo, haya podido también poner en práctica los recursos temponáuticos en sus páginas y regresar al momento en que fue redactado, interactuar con sus compiladores y de esa manera alterar su escritura, cuestión de que el manuscrito sigue siendo re-editado a través de los años. Esto hace que cada copia sea única, ya que representa una edición particular, y no existan nunca dos copias idénticas. El truco radica en poder establecer el orden cronológico de sus subsiguientes versiones o ediciones.

Por esta razón, el Manuscrito Voynich que Tolkien tuvo consigo en las trincheras de la Gran Guerra, las copias fotográficas del capítulo encontrado entre los papeles de Lovecraft, la declamación que escuchó la Shelley aquella noche junto a Lord Byron y sus secuaces de un pasaje cometido a la memoria de uno de los invitados, la copia en paupérrimas condiciones que anduvo bajo el brazo de Cabeza de Vaca mientras cruzaba de costa a costa en norteamérica, pues todas esas copias son distintas.

Hoy día sólo se conservan cuatro manuscritos, de los cuáles sólo uno sobrevive y se le conoce paradero.)

Y vuelvo y divago… Será la emoción de tener acceso a una copia del Pliego Putativo, no sé, o será que mis incursiones en la temponáutica han tenido unas consecuencias lamentables sobre mis capacidades expositivas y descriptivas. Lo mismo da, aquí lo importante es el pliego y sus implicaciones. Por eso me parece importante que aclare lo más posible su elusiva presencia.

Ser un temponauta autodidacta conlleva inevitables efectos secundarios. Todo parece indicar que los temponautas no mueren, sino que se disuelven en el tiempo. “Vaya,” dirán muchos de los que hayan llegado a este punto, “qué conveniente.” Pero se equivocan, no hablo de la immortalidad, sea como sea que los mortales logramos conceptualizar tal cosa. Hablo de una cancelación, de una omisión, de una redistribución del ser al integrarse poco a poco en el tejido de todo lo que le rodea. No llega a la muerte, no concluye, no ejecuta, simplemente deja de ser relevante, caduca, pierde definición y la capacidad memoriosa. No sobrevive ni siquiera en la memoria ajena. Su interacción con el entorno ha re-hilvanado tantas veces el destino que le concierne, que su presencia deja de ser influyente, necesaria.

Deja de ser, punto. El viaje cesa.

25.10.08

Templo



El Instituto Internacional de la Temponáutica Multiversal es un edificio como cualquier otro. Bueno, casi. Para el ojo adiestrado, las señales están ahí, al alcanze de la vista. No hace falta tanta secretividad ni tanto camuflaje, no importa quién se entere de lo que sucede detrás de sus puertas. De manera sorprendente, la entrada principal está siempre abierta, veinticuatro siete.

Esto se debe a dos razones, por un lado ofrece servicios hospitalarios de tercera y por otro, controla el dispositivo temponáutico más potente de éste y los otros universos que colindan con el nuestro. Pero para apreciar la magnitud del aparato, para poder maravillarse ante la compleja maquinaria que impulsa el tiempo y lo sujeta a nuestra manipulación, habría que repasar media docena de rigurosos tratados sobre la física cuántica y el electromagnetismo, sin mencionar ciertos aspectos de las leyes gravitacionales (ahí, ya, lo dije, no se trata de una sola ley de la gravedad, sino múltiples leyes que entran en vigencia según la presencia de combinaciones de ciertos factores exteriores…)

Regresemnos a lo que nos atañe, al aparato. Nadie se preocupa por quién entre o salga del Instituto porque tienen a su disposición el recurso más veloz de regresar a cualquier punto del tiempo, ya sean los fijados en el pasado, o los que se ramifican ante nosotros en dirección de uno de los futuros posibles. Ya no quedamos tantos de los que podemos operar en múltiples dimensiones simultáneamente. De hecho, hace tiempo que no veo ni a Liza ni a Jarol, los otros dos que yo conocía personalmente.Demás está suponer que sin lugar a dudas ello se debe a lo que sucede en ese maldito edificio. Pero no se puede vencer al que tiene el tiempo agarrado por los proverbiales cuernos, no se puede derrotar al que ha superado el tiempo.

Sin embargo, eso no quiere decir que yo no lo vaya a intentar…

19.10.08

Cuerda al frío

Recuerdo dándole cuerda al frío
y las lindas tardes de domingo
recuerdo, sino mequivoco, cuando llegaron
los extranjeros con ropas de diciembre
y ojos recién nacidos, enterrando en nuestro lingo
el secreto de sus inquisiciones tardías

Espero sentado la maquinaria,
la pausa, la claridad, cual río
que me arrastra resquebrejado,
peatón del pensamiento colectivo



(mañana lo perdimos
(mañana ahora no nos pertenece
(mañana cortan la cinta
(e inauguran el olvido

otro año más que me lo pierdo
otro otoño más con ciertas ínfulas de mujer
otra trinchera que caduca, a no ser
que otro escollo más enfiles sus ansias
hacia la costa otra vez, después de todo

pendo, como cuerda enredada
el dolor quita el nudo, sopla
en latitudes que platicaron otrora
un invierno que pende desdel día
como luna, como pelo de nada
como cuerda al frío en demora

5.10.08

the abYss



No existen las palabras para atrapar ese momento fugaz en que se abren las compuertas del avión y el abismo terrícola te brinca sobre los ojos como un cubo de agua fría. Ahora tengo que saltar, piensas y sientes cada uno de tus músculos cobrar la consistencia de un río, del agua que se escurre entre los dedos de la mano. Pero no hay vuelta atrás; has estado todo el día esperando, cavilando, sopesando los pros y los contras, y ahora se te manifiesta el inherente riesgo que no pudiste ver desde la superficie planetaria de tu hogar.

Nada, arqueas la espalda y abres bien los ojos y entonces… saltas al abismo!

30.9.08

Sueño sin dinero y con munchies

Si me bebo las letras, luego no puedo dormir.
Sueño con un cuerpo, una sombra, quizás,
con suerte, sueño con sábanas y almohadas estrujadas
o por lo menos sueño con las tuyas, las que pude ver.

Si me robo el tiempo y no te aviso,
es por razones de etiqueta;
entonces me duelen los ojos,
y bajo la mirada como los cerdos
y me da hambre, hambre de hombre cuerdo




Y por eso
me comería los días
en salsa de luna llena
las estrellas en escabeche
con asteroides alcaparrados
hasta me comería un mole de sol
con pique de ausubo
sazonado con salitre y sereno

te comería completa, entera
y guardaría lo poco que quede
pa’ luego no tener que comer fuera

28.9.08

eres


Soy las gríngolas que te acompañan en todo momento
Soy grama crujiente bajo tus pies que me pisan
Soy sueño sintonizado a los pasos perdidos de tu mente
Soy dueño y señor del espacio que no existe entre nos
Soy molécula polizonte, errabunda en tu abundancia



Soy la punta de la pluma que se desliza por tu cuerpo
Soy líquido fresco que transita las arrugas de tu descanso
Soy partícula olorífera que con paciencia flota en ti
Soy la uña de tu carne, incapaz de escapárteme
Soy el temor y el miedo que habitan tus dormidos pensamientos
Soy mentira sincera acomodada entre tus dientes

Eres los ojos que se pasean por mi página incompleta

21.9.08

el momemtum de un susurro



Sabes cómo?, dijo bastante ebria
Sosteniendo el asombro

La palabra se me enredó
como un alambrado de púas
rasgándome la lengua
invirtiendo el vernáculo
y trocando mis tropos
en melancólicas lagunas

entre los escombros del silencio
las garras de la palabra
– ambas mayúsculas y minúsculas –
me amarran a su ausencia
armando la sombra desatada

8.9.08

silueta




Saliendo por la entrada,
me dice:
entonces cuando se alinearon,
supe que nos iban a atacar,
so tuvimos que regresar.

De verdad?, dije
poco convencido por la imagen
pero conmovido por el contacto
o la chispa que cruzó la pausa
entre un sueño y el otro

Pues yo voy a seguir
durmiendo, declaré
sin ganas, sin pedir
permiso. Y ella
sin palabras, toda párpados
toda cerrada

una silueta
en mi cueva

7.9.08

la doble sombra




lo interesante desta foto es que mi sombra y la del fotografo van en direcciones opuestas...

28.8.08

bajo techo




A fin de cuentas te veo en mis libretas,
en ocasiones como una palabra mal escrita
pero encantandora, o un tachón que llena
de temor, no vaya a ser que alguien lo lea,
pero las mas veces es sólo un nombre,
o el relato de algo que sólo sucedió
un tropiezo despíritus que nunca se dio

11.8.08

desencuent(r)os


también recuerdo la vez que no me mentiste
pero claro, pensaba otra cosa, igual de incorrecta
y a la misma vez completamente acertada
como cuando lloro de la risa, y se me salen
las lágrimas y con ellas también se cuelan
las penas, entre carcajadas amargas y largas
pausas incómodas, al borde de lo triste

y me preguntaste: Lo leistes?
a poco, o me tomas por loco, quise
decir, pero no me atreví, como
de costumbre, como lo viste
como me la creí y luego la viví

así, sin cuentos ni desencuentros.
Cuando llegue ese día, como de seguro
llegará, agarrado de la suerte (y ésta
debatiéndose entre el bien y el mal)
mirarás a un lado, luego al otro
y tratarás de levantar las manos
tapar el sol, o el ojo cautivo y artificial
de la noche en cuestión. Te lo juro,

te diré sin el menor grado de convencimiento
sonando hueco y seco
por dentro
porque me siento otra vez
y la cago que ni te cuento

25.7.08

mysterium tremendum


El cumpleaños de una gemela traspaginada coincide con la confirmación de la existencia de un misterio escondido en las hojas de un libro inexistente pillado entre los libros verdaderos de un tal Don Jorge. Ahora tentiendo viejo, ahora encuentro el aleph de las maravillas, ahora sincronizo con lo que nunca voy a poder comprender, con lo incomprensiblemente complejo que se estrella a lo lejos. Todo converge detrás de mis ojos; el ensayo de Gardner, la sonrisa olvidada de esa primera vez, la forma árabe de un sueño, el discurso eterno de un lunar oculto en el muslo joven de una antigua costilla, la kata hermosa de un movimiento amoroso, la frescura impecable de los últimos ojos que me sobaron el alma.

Pero también contemplo el otro lado -- la vergüenza de los años acumulados con coraje, el odio malgastado en el vástago que simplemente es, para bien o para mal, mío.¿Entiendes? ¿Puedes ver los árboles por el bosque ancho y ajeno de esta estrecha vereda que navego un poco sin dirección, y definitivamente sin teléfono? Rumbo fijo, susurran los recuerdos engavetados, los fantasmas atormentadores de otro canal, otra hora. Pero ése es un misterio menor, un misterio contemplable -- considerable, ¿no? Lo asombroso está al final del camino, por alló por donde discurren los murmullos de otro lenguaje ignoto, imposible de aprehender (¿o sera 'aprender'?).

A lo que vinimos: aquí esta el vacio precioso de una partícula imposible, la ruptura sonora de un abrir y cerrar de ojos negros y cósmicos, la literatura inalcanzable de la biblioteca de aquel porteño portentoso, los volumenes invisibles de tu historia indocumentada, el pensamiento incompleto de una vida apagándose... ¿o no es así?

Gotas caen, algunos se mojan, los pies lloran y la ropa tirita,
se sacude el aire, flota -- nebuloso -- un rumor
de oxígeno que se cuela dentro de uno
como una ilusión de sosiego montuno,
pero,
es en realidad una tranquilidad lacustre,
brumosa, que arropa el meandro de cavilaciones
y las vacilaciones ventajosas que descubre
tu pensamiento, dispuesto tal cual -- todo viento

el disparate
el último de los errores
el primero de los finales felices
pero la conclusión irresuelta
del morbo que nos afecta

foto del NYTimes

16.7.08

mas alante vive gente



Son como ciertos instintos dormidos que se precipitan sobre el recién llegado. Todos los que estamos aquí sabemos el precio que tenemos que pagar, pero nadie quiere voltear la factura para ver cuánto es. Como si elegir la ignorancia fuera un acto heroico, una acción en pos del porvenir.

Cuando te comento lo que me requiere la conciencia, te ríes con sarcasmo. Quieres decir algo, pero prefieres la ceremonia decorosa de un silencio colocado con delicadeza. A mi no me intimidas, sopeso decir, aunque sólo sea para persuadirme yo mismo de lo que sospecho. Permaneces inmovil, la mirada atravesada en el horizonte fulminante.

Si algo quise saborear fue el lento despertar que me depositó sin excusas a tus pies. Ahora quieres convencerme que el amor no es real sin dolor, pero yo se que traes otras herramientas que no quieres compartir. El cabello, por ejemplo, te pesa y te oculta. El soslayo de tus ojos me parte como un rayo.

Mas alante vive gente, comentas con toda la solemnidad de un chaman exiliado y anacrónico.

24.6.08

Ganguerreros de mierda

Foquin Blackstones, Party People, Raza, Satan Disciples, Gangster Disciples, Cobras y por supuesto, los malditos Latin Kings; todas las repinchisimas gangas me caen en la punta de la popeta, me valen para pura verga. Gente minima, poquita cosa, que se recuestan de ladrillos para reventarles el cocote a un cualquiera, a un tipo cualquiera que va pensando en como ser mejor persona, como echarle accion al resto de una vida que se debatio entre la miseria y la mierda. Somos solo suen~o, me dijeron en frances una vez que tuve las agallas de volver a ser yo, porque mas alante, de seguro vive gente.

Pues ibanos con rumbo fijo, rumbo al salvavidas del grupo en la 51 y California, por el mierdero cunetero de la 51, limite de colores y razas, desembocadero de basura y olvido, penuria y sombras locas, pasto, perico, droga, lo que quieras. Pues el stop sign, el pare, es por ley, nuestro espaceo vino por an~adidura, porque veniamos de la conciencia y nos sentiamos huerfanos, sin casa, sin templo, y coincidimos en la busqueda. El primer impacto dio en la parte trasera de la diestra de la guaguita de Tony. Yo pense que le habiamos pasado por encima a un pedazo de bumper o a una especie de detritus callejero. Pero cuando Tony asomo su cabeza por la ventana del conductor, ninguno de los tres vio el ladrillo avalanzado con toda la pueril energia de un mocoso. Ese impacto pulverizo la cuenca de su ojo derecho, le tumbo un diente y le solto la encia de abajo, le hundio la frente una buena pulgada y revento en un vomito bermejo que lo dejo atontado, por no decir inconciente. Ese impacto tambio nos arrebato el leve sosiego que a huevos hemos alcanzado en tanto tiempo, no muy distinto al que construye un castillo de arena granito por granito. La violencia estallo como una ola en la mera orilla de nuestro desvelo.

Asi fue que empezo la pelicula de mi suen~o inesperado.

22.5.08

la cuarentisiete



se llama felipe, y cuando llama ya viene de camino. me habla de un sitio que vende hamburguesas, un lugar llamado MiquiDi's. uf! que mojon! pero bueno, es mi primera noche solo en la soplada ciudad y me tengo que reunir con felipe a como de lugar, asi, sin acentos ni puntuaciones hispanas...

cuando me recoge frente al detestado proveedor de miles de millones de sanguiches chatarra, maneja media cuadra y se estaciona. "No te importa parar un momentito, ¿no? ¿Andas con prisa?"

chacho, a estas alturas, la prisa es lo de menos. entonces se detiene y me señala las lucecillas multicolores de la cantina. se derraman unas rancheras cortavenas desde su mustio interior y me invita una chela, para eso de buscar el sueño. le agradezco el gesto pero opto por la comida chatarra. hoy por hoy comida sigue siendo comida, por mas chatarra que sea, y el vino y el alcohol pertenecen a otro mundo parelelo que me para los pelos. pero cuando me siento a comerme el tan aludido escombro culinario, felipe sale de la cantina y me pregunta porque no entro a comer, ya que hace frio.

no es la primera cantina que visito en tiempos recientes, pero en pos de lo sucedido me incomoda ese tufo a aserrin y vinil de los setenta. adentro, puro mejicano tatuado. la escasez de gentio es casi un honor, la languidez de los movimientos del barman una marca registrada ya en dominio publico. limpia los vasos con los ojos clavados en mi y mi comida chatarra. felipe explica: "este es el chavo que renta el cuarto". ya nadie dice nada.

ordeno un cocacola, para por lo menos patrocinar el lugar, y miro la mesa de billar de reojo. los tres gangueros en el fondo aprobaron mi intromision, lo apuesto, antes de felipe atreverse a invitarme a que entrara en el negocio. mastico lento y saboreo un sabor imaginario. el aroma de los espiritus destilados me cosquillea la memoria; tal vez un juego de billar sea suficiente para arrestar el deseo recordado de tantas otras noches.

"felipe, usted juega billar?"

el viejo sonrie y sacude la chola media calva. "soy muy malo," sentencia y se voltea hacia el barman para continuar una discusion aleatoria sobre la temporada de beisbol. puros cachorros y medias blancas por estos lares. no me queda mas remedio que plantearles la misma cuestion a los gangueros. de esta forma formulo la unica palabra que ha mediado entre los gangueros y yo desde que llegue al sur de chicago: "billar?" no responden con palabras, sino agarrando uno de los tacos de la mesa. nadie dice nada mientras friego lo mas campante justo antes de ver como estamis sentidos billaristicos, hace tanto tiempo adormecidos...

(continuara)

21.5.08

segunda espina

jooooder...tolerancia, tolerancia. A saber quienes sobramos en este mundo de ideas pasadas de fecha. Hoy el sol brillo y me puso bien, aunque la luna siempre le gana. Busco la noche para servir mi plato preferido, un plato frio, el de la venganza. Pero no se como efectuar una venganza contra algo tan podrido y contagioso como la nostalgia de algo que nunca existio. Cinco mese y cinco palabras que no encuentro: rascale, feo, oiga, secundao y puente. Maldita sea las ansias de otra vida, ya ni las condenas me salen igual, pero ese es el precio que tengo que pagar por despertar tan tarde en el juego. Por lo menos sigo aqui, calmao y en baja, sopesando las sorpresas de Sancho y regando veneno al mentiroso resplandor de un oro ficticio. Le llaman calle, dice, pero no conduce a ningun lugar propicio para el sacrificio. Sin duda ya esta perdido, deambulando en el campo de batalla de su propia mente ingenua, inflada y alejada de la unica via enfilada hacia el fururo que nadie se merece.

me enredo entre estas letras lentas y sudadas, como si el esfuerzo me hubiese tomado estos ultimos cinco meses. Los he echado de menos, esos ojos invisibles que me soban y me leen. Se que hay uno que otro ahi, al otro lado, y se que una noche despuntara antes del alba.

donde estas negra, cuando mas te quiero?